ESTO NO ES RARO

Tras mucho pensarlo, Beatriz y el farmacéutico hicieron caso a aquella báscula parlanchina y se subieron en ella. El suelo comenzó a temblar, un millón de luces les envolvieron y notaron cómo la báscula despegaba.
Entonces Beatriz y el farmacéutico volaron, volaron muy lejos, hasta el inicio de los tiempos.
Corrieron entre dinosaurios, ayudaron a aquel hombre a descubrir el fuego, bailaron con preciosas máscaras en un palacio de Venecia… Y sí, claro que Beatriz sintió miedo. Pero aquel farmacéutico no soltó su mano ni un momento.

Que viajes con un farmacéutico a través del tiempo, es raro.
Que pueda ayudarte con tu Enfermedad Rara, no.

Descubre historias tan fascinantes como esta en estonoesraro.com

Anuncios