POR QUÉ

¿Por qué Felisuco está en el Congreso pero todos hacemos como que no?
¿Por qué nadie ha estudiado las redes genéticas que conectan a Trump con Lauren Postigo?
¿Por qué enamorarte de alguien del trabajo es la mayor motivación y la mayor mierda al mismo tiempo?
¿Por qué los fantasmas de las películas hablan con esa perfecta dicción y los de Iker Jiménez dan vergüenza ajena?
¿Por qué no hacen un First Date de ilustradoras cuquis con góticos?
¿Por qué el oso del Natura? ¿Qué pretendían? ¿Que nadie entrara en sus tiendas?
¿Por qué me gustan tanto las esdrújulas, hasta el punto de ponerme palote, finito, del revés?
¿Por qué nadie dice que Terelu se está copiando de Doña Rosita la soltera de Lorca como arquetipo televisivo?
¿Eh? ¿Por qué?

jonw

Anuncios

TU PROPIO FUNERAL

840042

 

Creo que si de alguna manera muy rara, metafísica, alguien te invitara a tu propio funeral, deberías ir vestido como va Rosa Díez en esta foto. Es tu propio entierro, no todos los días acudes a un evento de este tipo. Si alguna ocasión lo merece, es esta.
Y sí, sé lo que estás pensando: que ponerte ese vestido es clamar que quieres que te vean, que necesitas llamar la atención a toda costa; que viene a ser como presentarte con el punto de google maps sobrevolando tu cabeza y al lado la frase «Estoy aquí». Puede, pero eres el muerto en el funeral y estás acudiendo de invitado, las ganas de notoriedad ya se te suponen.
Ahora que ha muerto, hay que reconocerle a esta rosa negra y de puntillas vaporosas haberlo intentando. Lo ha intentado, vaya que si lo ha intentado, y casi lo consigue. Rosa, di que sí: casi estás sexy en esta foto.

CUESTIÓN DE CENTÍMETROS

Cuando llegué a Madrid, apenas tenía para pagar el alquiler. Colaboraba en varias revistas digitales y blogs a 32 euros el post y además eran colaboraciones intermitentes: meses de mucho y meses donde no cenaba.
Pero como todo el mundo sabe: cuando una puerta se cierra, Vasile abre un programa. Y me surgió un trabajo de guionista para un programa de esos donde hay un panel con una palabra así: PL_TA_O y delante una tetona que no para de gritar: “Venga, es una fruta y es amarilla. A muchos os encantaría vérmela comer. ¿De verdad que nadie lo sabe?”. Me pagaban bien y me divertía trasnochar tanto, yo siempre fui de noche. Aunque en nada aparecieron los meapilas de autocontrol y nos cerraron el chiringuito por estafa.
Pero yo ya estaba dentro, y la gente de esta productora tan comprometida con los contenidos sociales y de calidad siguieron contando conmigo para escribir guiones de pelis, de pelis porno. No hubo mucho dilema ni escándalo. Aprendía, sobre cosas, y no me exigía demasiado esfuerzo: Entra la rubia, Sale el negro, Entra el enano fontanero, Sale el equipo de animadoras, Entra el PL_TA_O, Sale.
Y fue ahí cuando lo descubrí. Que las pelis y la realidad están muy lejos, a muchos centímetros de distancia. Tanto como algunos titulares de prensa sobre ciertos partidos políticos.

 

dibujo-platano-66760

DEL AMOR AL ASCO

descarga

 

En ambas fotos, los protagonistas son dos hombres. En la izquierda, vemos a Alex y Jon, dos chicos en Rusia que se aman pese al odio de Putin. Es de Mads Nissen y ganó el World Press Photo de este año. En la derecha, vemos a Aznar apuntando hacia Rato con su todopoderoso dedo, con una plantilla de futuros sospechosos detrás que le sonríen el gesto. Y en los dos casos, en las dos imágenes, yo veo amor.
En la primera foto, un amor que se rige por la ley de los huesos, de esos que solo pueden crecer en tierra de odio; en el otra, amor al dinero y al poder. Dos tipos de amor que hablan de nosotros y de lo que podemos llegar a ser.
Si lees esta superposición de imágenes de izquierda a derecha, puedes viajar de lo sublime a lo grotesco sin moverte del sofá. Algo así como en esas películas donde el protagonista llega al cielo por error, y justo cuando va a cruzar las puertas del paraíso le paran el paso y lo envían directo al infierno. Sí, algo parecido.
Estas fotografías, también, hablan del joder. En las dos parece evidente que se disponen a hacerlo.
Finalmente, solo me falta conocer si Alex y Jon siguen juntos. Quizás, justo después de esta foto, rompieron. El uno, que empezó a criticar a la madre del otro. A saber. Los otros dos sí que lo han hecho. Ya se sabe: del amor al asco, solo hay un Rato.

UNA FILIA CUALQUIERA

De niño tenía una pequeña filia que mi familia me obligaba a ocultar. Los domingos le robaba el periódico a mi padre para leer las esquelas escondido. Espeluznantes relatos de terror, breves Historias de la Cripta sobre jefes de fábrica y doctores sádicos que disparaban mi imaginación.
Un día paré, pero mi filia no había desaparecido. Solo mudó.
Desde hace años entro en el Instagram de Juan Camus. Cada día. Varias veces. En el trabajo, a lo mejor, voy al baño con el móvil y me meto en su Instagram como quien se mete un pico de heroína.
Juan Camus tiene tres empresas, hace viajes muy caros y día sí y día también firma contratos multimillonarios en hoteles de Nueva York. Pero Juan nunca sale en esas fotos y me temo lo peor. Creo que Juan está completamente loco.
Juro que intento no meterme en su Instagram, pero es que la vergüenza ajena es ese escalofrío turbio por la nunca, ese dulce elixir que al tomarlo te sitúa en un vacante puesto de ganador.

 

270065-620-420