CREO QUE ESTOY MUERTO

Empezaré confesando algo que me cuesta la misma vida: creo que estoy muerto. Y digo creo, porque no lo sé.
No quiero decírselo a nadie por no dar un disgusto. El otro día mi madre, se derrumbó sobre el sofá y sopló “Estoy muerta”. La miré de reojo, barrunté contárselo, pero no pude.
Esto es un sinvivir. El otro día fui al supermercado y las puertas no se me abrieron. La cajera me miró desde dentro con esa típica superioridad que tienen los vivos. Mira, me entraron ganas de enterrarme en el jardín de mis vecinos.
A veces pienso que mi sobrina de dos años sospecha algo. Cada vez que me duermo la siesta, deja sobre mi pecho las flores de plástico que hay en el recibidor.
El problema, como siempre, es la duda. Recuerdo que conducía por la A3 y llovía y todo viene difuminado, sin enfoque ni contornos, como si hubiera pasado frente a uno de esos cristales oscuros donde las cosas se reflejan, pero no del todo, como si se estuvieran formando en ese momento.
Tengo la sensación de que toda la vida que tuve pasó delante de uno de esos cristales.
Tengo que hablar con Pedro Sánchez.

 

14595749_1120458348044216_7211261074794755665_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s